¿Qué son los Hama Beads?

Si aún no conoces estas pequeñas “cuentas de plástico”, aquí te dejamos una explicación de lo que son, para qué sirven y lo más importante, los grandes beneficios que nos aporta su uso, tanto a los más pequeños como a los más grandes.

Hama Beads

En primer lugar, empezaremos contándote qué son estos pequeños materiales. Los Hama Beads, son abalorios de diferentes colores hechos de plástico. Presentan un aspecto cilíndrico con un agujero en el centro y son ideales para hacer diferentes formas y figuras en relieve, permitiendo su unión mediante el planchado.

Tamaños de Hama

Dentro de la gran variedad de Hamas, nos podemos encontrar 3 tamaños característicos:

  • Maxi: son las piezas más grandes, teniendo un tamaño aproximado de unos 10mm. Debido a su “gran tamaño”, estas piezas son ideales para niños de unos 3 años. Es el tamaño más grande de Hama Beads, por lo que son ideales para los niños más pequeños, que aun no tienen desarrollada la destreza manual completamente. 
  • Midi: son las piezas de tamaño intermedio, siendo las mas comunes de utilizar a la hora de crear nuestros diseños. El tamaño de estas piezas es de 5mm, y es ideal para niños a partir de 4 a 5 años.
  • Mini: los hama mini son los más pequeños que nos podemos encontrar. El tamaño es de unos 2.5mm, por lo que no son recomendables para niños menores de 10 años. Además, debido a su pequeño tamaño, estos Hamas deben ser utilizados con pinzas. Los Hama MINI son idóneos si queremos obtener una mayor definición del dibujo.

Materiales necesarios

Además de nuestros variados Hamas, también deberemos utilizar en nuestro proceso otros materiales secundarios como:

  •  Placas o Pegboards: actualmente existen numerosas bases diferentes que nos permiten crear figuras muy diversas, aunque las más características son las redondas y las cuadradas. Estas bases presentan unos pinchitos pequeños, que nos permiten insertar los Hamas por el orificio central, permitiendo que nuestra figura se quede estable mientras las estamos creando. Para dibujos de mayor tamaño, puedes unir varias placas conectables creando así una base tan grande como quieras.

Placas para Hama Beads

  • Papel de planchado: Papel específico para calor, el cual nos permitirá planchar la figura una vez esté terminada, sin quemarla. 

Papel de Planchado Hama

  • Plancha: para planchar utilizaremos una plancha convencional como la que usamos para planchar la ropa en casa.

Planchar Hama Beads

  • Pinzas: en caso de que utilicemos Hamas Mini, es recomendable la utilización de pinzas para su realización, debido a su pequeño tamaño. 

Pinzas para Hama Beads

¿Cómo se utilizan los Hama Beads?

Hacer Hama Beads

Una vez que ya sabemos qué son los Hama beads, y los materiales que necesitamos utilizar, vamos a ver cuál sería su procedimiento de creación:

  • Elige tu dibujo o plantilla. En primer lugar, deberemos elegir una plantilla, una silueta, o simplemente nuestra imaginación para decidir que diseño vamos a realizar. Una vez que la tengamos, seleccionaremos la placa o base que más nos convenga (tamaño, forma,..)
  • Coloca los pinchitos sobre la placa. Cuando tengamos todo preparado y elegido, comenzaremos a poner nuestros hamas sobre los “pinchos” de las bases según el patrón que hayamos seleccionado, plasmando de este modo nuestro dibujo. 

Plantilla Hama Beads

  • Plancha el dibujo una vez terminado. Para finalizar este proceso, será necesario unir nuestros hamas entre sí para que estos no se separen al extraerlos de la placa. Para ello, una vez que nuestro diseño esté terminado, lo cubriremos completamente con un trozo de papel especial de planchado y plancharemos el motivo diseñado. 
  • Para planchar nuestra figura, es importante que el papel de planchado se sitúe completamente encima de la misma, o de lo contrario nuestros Hamas y plantilla podrían quemarse. La temperatura de la plancha no debe ser muy elevada, por el mismo motivo. A la hora de plancharlo, lo ideal es no quedarse parado en el mismo punto, sino ir moviendo la plancha despacito por todos los puntos sin apretar demasiado. En nuestro caso, lo que recomendamos es que empecéis por un lateral y lentamente vayáis hacia el lado opuesto, repitiendo esta acción 5 veces por cada lado (o alguna más si veis que no se acaba de pegar), de tal manera que al final haremos 5 pases de izquierda a derecha, 5 pases de arriba abajo, 5 pases de derecha a izquierda, y 5 pases de abajo a arriaba. Una vez que este lado se quede bien pegado entre sí, dejaremos enfriar un minuto, y lo quitaremos del molde. Una vez dado la vuelta y sin molde, lo plancharemos nuevamente siguiendo el método anterior, y cuando terminemos lo dejaremos enfriar (unos 5 minutos), dejándole algo con peso en su superficie (siempre dejando el papel), para que al enfriarse no se doble.

Cuando hayamos terminado de planchar ambas caras, y nuestra figura esté fría ya la tendremos lista, bien para usarla directamente, o bien para añadirle los últimos retoques como un imán para pegarlo en la nevera, una cadena para poder utilizarlo como llavero, o bien unir varias piezas entre sí para crear figuras con volumen, como cajas.

Después de haberos explicado el proceso, y ver que es una técnica que no requiere ni mucho tiempo, ni mucho esfuerzo (en unos 10 minutos puedes tener una figura de un tamaño medio terminada), en próximas entradas te contaremos con detalle las grandes ventajas que pueden tener estas manualidades para los niños pequeños.