Decora tus marcos de fotos con CDs reciclados

Si alguna vez te has preguntado qué hacer con los viejos CDs que tienes por casa y que ya no utilizas, no te puedes perder esta idea para que puedas darles una segunda oportunidad creando una decoración muy singular y llamativa. 

Podrás personalizar marcos, pero también cajas, muebles… y cualquier cosa que se te ocurra. 

Recortando los CDs en trocitos pequeños con unas tijeras, y pegando las piezas sobre el objeto que queremos decorar, podemos formar originales mosaicos con piezas brillantes y que variarán su color según la luz que reflejen. 

A continuación te dejamos los materiales que hemos utilizado para hacer este marco.

Materiales: 

  • CDs para reciclar (pueden ser CDs rayados, que ya no escuches, o algún CD de software de ordenador obsoleto… la idea es reciclar esos CDs que no has querido tirar pero que sabes que no vas a volver a usar…)
  • Tijeras.
  • Pegamento (vale cualquier pegamento tipo super-glue, cola blanca, etc.)
  • Cemento para mosaicos
  • Un trapo para retirar el cemento sobrante.

Cómo decorar un marco con CDs reciclados: 

Lo primero que debemos hacer es cortar los CDs en trocitos pequeños con la ayuda de unas tijeras. No importa que los trozos sean irregulares, ya que los huecos que queden al rellenar el marco con las teselas los rellenaremos posteriormente con el cemento para mosaicos. Puedes cortarlos tan pequeños o grandes como tú quieras, dependiendo también del tamaño del objeto que vayas a decorar. 

Una vez que tengamos los CDs cortados en trocitos, vamos poniendo el pegamento o cola blanca sobre la base del objeto, y vamos superponiendo las teselas formadas a partir del CD, intentando que encajen lo más posible unas con otras. No tienen que quedar completamente pegadas porque después rellenaremos esos huecos creando un efecto mosaico. 

Una vez que están todas las piezas pegadas, dejamos secar completamente hasta que el pegamento haya quedado duro y las piezas ya no se muevan. 

Entonces aplicamos el cemento para mosaicos, introduciendo bien la lechada entre todas las piezas, utilizando si es necesario un pincel, o cualquier utensilio que nos ayude a introducir bien el material en cada hueco. 

Posteriormente con la ayuda de un trapo, vamos retirando la lechada sobrante hasta que las teselas queden completamente limpias y libres de cemento, y éste quede únicamente entre los huecos. A veces será necesario repetir este proceso si ves que no ha quedado suficiente cemento entre los huecos. 

Por último sólo tienes que dejar secar completamente, y ya tendrás listo tu marco para enmarcar la foto que desees.